Revista Logistec:

Estamos contentos y tranquilos de estar aquí. Sabemos que estamos bien instalados”, comentó Jorge Acuña, Gerente General de Envapack Chile. Con estas simples palabras, Acuña definió su relación con Central Bodegas, empresa que se ha transformado en su partner estratégico que los provee de una bodega e instalaciones de calidad.

La empresa Envapack Chile, dedicada a la venta de material de embalaje para la exportación de fruta, se sumó a Central Bodegas a medidos de 2015. “Llegamos acá debido a que como empresa fuimos creciendo y necesitábamos instalarnos en un mejor lugar. Buscamos una alternativa y llegamos a Central Bodegas”, recalcó el gerente.

Las buenas proyecciones de crecimiento de la empresa, los obligó a salir en búsqueda de un lugar que les permitiera tranquilamente desarrollarse en su mercado. Es así como arribaron al Centro La Vara, ubicado en la comuna de San Bernardo, donde actualmente poseen una bodega de 1500 m2. El lugar ofrece las condiciones necesarias para el desarrollo de una empresa. Las instalaciones de primera línea y su ventajosa ubicación hicieron de este lugar, el sitio perfecto para Envapack. “La calidad de las instalaciones, sus amplios accesos y estratégica ubicación fueron los puntos que más nos atrajeron como empresa, ya que respondían totalmente a nuestras necesidades”, comentó Jorge Acuña.

Cualidades de la empresa.

En medio de esta historia comercial, Jorge Acuña destaca aspectos fundamentales para una buena relación entre empresas y que, a su juicio, están presentes en Central Bodegas. Apoyo, disposición y comunicación fueron algunos de las cualidades que el gerente de Envapack destacó del servicio que le ha entregado Central Bodegas desde un comienzo.

“Necesitábamos un apoyo y Central Bodegas nos dio muchas facilidades. Nos cambiamos y la decisión ha sido buena. Esta estabilidad nos permite proyectarnos con tranquilidad y es así como ya estamos viendo una ampliación, porque nos estamos quedando chicos y ya lo hemos hablados con la empresa. La posibilidad de crecer aquí mismo es una ventaja”, recalcó Acuña.

Sin duda, toda empresa busca que sus clientes tengan una buena impresión de sus servicios y de su calidad. Esta premisa se cumple a cabalidad entre Envapack y Central Bodegas.

“La comunicación directa y la estrecha relación es un sello de Central Bodegas. Cada vez que hemos necesitado algo ellos están ahí para respondernos y están siempre llanos para darnos las facilidades de mejorar nuestra operación. Por todo, la experiencia ha sido buena”, concluyó el ejecutivo.

Conocer al cliente como clave del éxito.

“Conocer la necesidad del cliente” ha sido en palabras de Jaime Silva, Gerente de Proyectos de Central Bodegas, la razón del éxito de la empresa. “Muchas veces

el cliente tiene ciertas ideas y no necesariamente es lo que necesita. Tratamos de ser un gestor global del negocio para que nuestros clientes se sumen y de inmediato puedan comenzar a funcionar”, añadió Silva.

Con su visión y modalidad de trabajo, Central Bodegas busca dar a sus cliente la tranquilidad de que están trabajando con “especialistas en el área de la construcción e inmobiliaria

y no sólo en bodegas”. La estructura del servicio que ofrece Central Bodegas responde a la convicción de que “un cliente contento es sinónimo de una empresa que crece y por lo tanto crece nuestro negocio también”, comentó Silva. “Sabemos que no podemos competir con las gigantescas empresas de bodegajes que tienen muchísima gente y que son más rígidos. Nosotros somos flexibles y conocemos a cada uno de nuestros clientes y sus necesidades”, añadió el gerente.

Con sus clientes, ubicados en los tres centros actualmente en operación: La Vara, Casas Viejas y La Capilla, Central Bodegas marca un sello característicos de la empresa: FLEXIBILIDAD Y CALIDAD.

Es así como flexibilidad, atención especializada y ayuda a los clientes se han transformado, a lo largo de estos años, en los sellos diferenciadores del servicio de Central Bodegas, los cuales a la vez les ha permitido crecer a paso firme en un mercado cada vez más competitivo como es el del bodegaje, posicionándose –hoy en día- como una alternativa real y de calidad para la industria.

Creatividad: una carta de valor.

Para nadie es un misterio que el 2015 fue un año de contractura en las cifras de consumo de la población; factor que a la larga influye en el mercado de las bodegas. Sin embargo, en Central Bodegas la coyuntura económica nacional se transformó en una oportunidad de ser “creativos”.

“Los cambios como país generaron una baja en el consumo de la población y eso afecta a nuestro sector. Las tasas de vacancia crecieron, en comparación con los años anteriores, por lo cual no ha sido un año fácil y nos hemos visto obligados a utilizar la creatividad y salir en busca de nuevos clientes”, aseguró Silva. Esta estrategia tuvo resultados. Central Bodegas posee actualmente una tasa de vacancia de un 2%; cifra mucho menor a las proyecciones del mercado. Un factor determinante para estos buenos números –según Silva- es que “tenemos un buen precio en comparación a la competencia”, lo cual les permite ser atractivos. En cuanto a la proyección 2016, Jaime Silva sostuvo que “probablemente este sea un año duro, por lo cual continuaremos esforzándonos en el negocio, enfocados en el apoyo a nuestros clientes, quienes nos perciben: empáticos, directos, buenos gestores y saben que sus problemas son nuestros problemas también”.

Con todo, hoy Central Bodegas se posiciona como “un socio estratégico para sus clientes, a quien conoce y con quien trabaja estrechamente. Es esta relación, la que nos permite proyectarnos en el tiempo. Estamos convencidos que dejamos un sello en las cosas que hacemos”